Esto va de cine

Soy Tony Higueruelo y soy cinéfilo.
Me di cuenta de bien pequeño cuando, mientras otros niños jugaban en la plaza, yo me pasaba el rato dentro del videoclub de mi barrio, mirando esas enormes estanterías llenas de historias contadas en video, con sus carátulas y sus sinopsis, ordenadas meticulosamente en los pasillos.
Recuerdo que el último pasillo estaba reservado para los mayores, pero ya te digo que yo era un crío y la curiosidad a esa edad, pues ya sabes… que te puede...
 
Dependiendo de qué generación seas, lo mismo ni sabes lo que es un videoclub.
Pues te lo digo.
El videoclub es (era) la versión antigua del streaming.
Antes tenías la televisión y el videoclub.
Tenías 2 opciones. Era muy fácil.
Vivías una experiencia que nada tiene que ver con la comodidad de ahora, un click y acceso a cientos de miles de horas de contenido. Ya sabes de qué te hablo...
Volviendo al videoclub...
Por aquel entonces no entendía muy bien qué tenía aquel lugar que me atrapaba. Que me hipnotizaba, me hacía volar la cabeza… y el corazón también.
Y me enganché. Joder si me enganché.
Tanto que tres décadas después, podría llenar un videoclub entero de experiencias, historias y trabajos que me han dado un poco de todo, principalmente poder dedicarme a lo que me apasiona. El cine.
Pero no estoy aquí para contarte mi infancia. 
Ni mi vida.
Ni mis éxitos.
Tampoco mis fracasos, que han sido unos cuantos. En realidad… bastantes.
No te voy a hablar de esto.
Por lo menos no aquí.
Ni hoy.
Pon atención que viene lo importante. Seré breve.
Voy a compartir un montón de conocimiento, aprendizajes, errores y cagadas de años de profesión que sé te van a ahorrar mucho tiempo y dinero si estás en esto del cine. 
Y lo haré enviando un email todos los días a mi lista de suscriptores.
¿Qué quieres conocer estas ideas? Dejas tu email y le das al clic. Es fácil y gratis.
¿Qué no te aportan nada? Te borras. Tan fácil y gratis como darse de alta.
Nos vemos dentro. O no. Eso decídelo tú.
Que tengas un día espectacular.